jueves, 20 de julio de 2017

Merecía una película / El peruano que se adelantó a Von Braun en la conquista de la Luna

Merecía una película / El peruano que se adelantó a Von Braun en la conquista de la Luna
El ingeniero peruano Pedro Paulet (1874-1945) es uno de esos genios olvidados cuya vida da para un “biopic”. De niño le fascinó “De la Tierra a la Luna”, de Julio Verne, y de mayor patentó el auto-bólido, un avión cohete del que tomó nota Von Braun.
23/03/2017
3


 
Pedro Paulet se enamoró de los viajes espaciales con Julio Verne y fue el precursor de los cohetes que conquistaron la Luna.
Nadie es profeta en su tierra, reza el adagio. Por eso, los primeros en reconocer el talento del ingeniero peruano Pedro Paulet fueron los nazis.
Con malas artes puesto que Paulet, que creía en la educación universal como base del progreso de los pueblos, se negó a colaborar con ellos.

Recibe el Brief de Actuall en tu email

Pero lo cierto es que quienes pusieron en marcha ese III Reich que iba a durar mil años, fueron los primeros en utilizar los inventos del científico latinoamericano para las V-2, las bombas volantes con las que bombardearon Inglaterra y Bélgica durante la Segunda Guerra Mundial.
La noticia ha llegado hasta nuestros días por un antiguo miembro de la SS, el ingeniero mecánico Wernher von Braun que concibió aquellas armas, consideradas los primeros misiles balísticos de la Historia.
Ya convertido en diseñador del Saturno V y de los distintos programas (como el Apolo) que llevaría al hombre a La Luna, así como en director del Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA, en su Historia mundial de la astronáutica (1966), von Braun reconoce debidamente los méritos del peruano: “Pedro Paulet, en los primeros años del siglo XX, estando en París, experimentó con su pequeño motor de dos y medio kilos de peso logrando un centenar de kilogramos de fuerza. Por este hecho, Paulet debe ser considerado como el pionero del motor a propulsión de combustible líquido. Con su esfuerzo, ayudó a que el hombre llegara a La Luna”.


El ingeniero de la NASA de origen alemán Wherner von Braun reconoció el trabajo precursor de Paulet

Unos años antes, en su libro El cohete para transporte y vuelo (1958), el científico ruso Boris Scherschevsky ya se había referido a su colega de Arequipa en términos igualmente elogiosos: “El advenimiento de la era espacial se hizo realidad con el desarrollo del motor a propulsión y de la nave espacial diseñada y construida por el peruano Pedro Paulet entre 1899 y 1903”.
Puede que fuera ese el momento en que tan ilustre científico comenzó a ser reivindicado después del ostracismo en el que cayó tras su muerte en Argentina en 1945.
Un compatriota, Álvaro Mejía, está ultimando una película sobre su vida titulada ‘El niño que soñaba La Luna’
Y también puede que fuera con la evocación de esas páginas de tan ilustres ingenieros como debiese empezar la película que Pedro Paulet, sin duda, merece.
Su experiencia demanda un biopic muy al gusto de esa reivindicación de los grandes desconocidos para el gran público, tan frecuente de un tempo a esta parte en el género. Al parecer, su compatriota, el cineasta Álvaro Mejía, está ultimando dicha cinta con el título de El niño que soñaba La Luna.
Durante la Segunda Guerra Mundial los planos de sus prototipos se perdieron cuando su hijo, casado con una japonesa y depositario de los papeles de su padre, se vio obligado a abandonar precipitadamente Japón luego de la ruptura de las relaciones diplomáticas con Perú.
El motor de combustible líquido de Paulet
1 of 2


Pero los expertos nunca olvidaron que, en 1895, Paulet ideó el motor de combustible líquido y cinco años después el sistema que acabaría propulsando los cohetes espaciales.
Así, desde finales de los años 50, cuando la conquista de espacio conoció su máximo apogeo, despertando un interés entre la población inusitado hasta entonces, el ilustre ingeniero peruano pasó a ocupar el lugar que le corresponde en el panteón de hombres ilustres que la pusieron en marcha.
A decir verdad, aunque Pedro Paulet no encontró en su país lo que precisaba para llevar a cabo sus grandes invenciones, habida cuenta de las limitaciones para la investigación científica de Perú, tampoco puede decirse que su tierra lo ninguneara.
Nacido en Tiabaya, un distrito del departamento de Arequipa, en 1874, su familia, además de numerosa -como casi todas entonces- era mestiza. Y esto era un estigma en una sociedad en la que primaba lo de origen europeo, con lo que Paulet también se convierte en un paradigma de la multiculturalidad del genio.
Huérfano de padre con tan sólo tres años, el gran afán de su madre fue dar al pequeño Pedro una esmerada educación. Él, sin duda consciente de que en ella estaba la redención a la pobreza para la que había nacido, se aplicó en los estudios desde que cursaba los primarios en el colegio de San Vicente de Paul de Arequipa, a la sazón dirigido por Padre Duhamel, un misionero francés que habría de ser el primer mentor del joven.
Se dice que fue tanta su excelencia académica que los profesores que le examinaban le aplaudían tras escucharle.
Sin embargo, fueron lecturas tan poco académicas como las de Julio Verne -auspiciadas por Duhamel-, así como las sugerencias que le inspiraba el cielo de Arequipa, las que le hicieron pensar por primera vez en cohetes basados en los fuegos artificiales que animaban los festejos populares.
En lo de Verne coincidió con von Braun. Son tantos los grandes nombres de la conquista del espacio, que se interesaron por ella a raíz de las novelas de ciencia ficción, que el mundo académico debería dejar de desdeñar este género.



Su primer invento fue la girándula, motor para cohetes alimentado por combustible líquido
Becado en 1893 por el gobierno peruano, viajó hasta París para estudiar ingeniería y arquitectura en La Sorbona. Cinco años después, también se matriculó en el Instituto de Química Aplicada.
Fue en la capital francesa donde el joven Paulet pudo desarrollar su genio. Su primer invento fue la “girándula”, un dispositivo semejante a una rueda de bicicleta que, en realidad, era un motor para cohetes alimentado por combustible líquido.
Ya de antiguo, el inventor venía dándole vueltas al movimiento de los calamares, impulsados por el agua en una sencilla propulsión a chorro.
Pero fue uno de sus mentores en La Soborna, Marcelin Berthelot -uno de los grandes expertos en explosivos de su tiempo- quien le aconsejó utilizar panclastitas, un explosivo que acaba de ser inventado. Paulet concluyó que el peróxido de nitrógeno y la gasolina que integraban la panclastita era el mejor propelente para la girándula.
Aquello acabó cuando una explosión en el laboratorio del Instituto hizo que el peruano fuera detenido. Berthelot tuvo que asegurar que su pupilo no era anarquista para que lo dejaran en libertad. Pero de la girándula no se volvió a hablar. Ahora bien, el joven inventor había podido probar la eficacia de su máquina.
El 'Autobólido' o avión cohete de Paulet
1 of 2



Ya brillante ingeniero, fue comisionado como cónsul peruano en Bélgica y se afincó en Amberes. Allí, en 1902, patentó su gran invento: el avión cohete que él, en sus primeros apuntes, llamó el “auto-bólido”.
“La primera ventaja de la aplicación de cohetes motor consiste en que forman una fuerza exterior al aparato, pero manejable desde su interior, lo que permite dar a dicho aparato la forma que se quiere, es decir, la más apropiada”, escribió el propio Paulet en un artículo publicado en El Comercio de Lima el siete de octubre de 1927, cuando su “auto-bólido” ya había caído en el olvido.
Y añadía: “Y esta resulta ser, a mi juicio, para deslizarse en un fluido sin variable, agitado y fecundo en tensiones como la atmósfera, la forma lenticular, con convexidad tal, que casi es igual a la de un ovoide, como nuestro planeta”.
Como es sabido, en los albores de la aviación, acabaron imponiéndose los aviones de hélice. Paulet, en aquellos días ya entregado a su carrera diplomática, no pudo dedicar a la astronáutica el tiempo que hubiera querido. Las responsabilidades académicas sucedieron a las consulares.
En 1904 el gobierno peruano le encargó la fundación y dirección de la Escuela de Artes y Oficios de Lima. Dado su interés en el impulso de la enseñanza técnica, el proyecto supuso un nuevo entusiasmo para él. Aunque también una distracción para ese niño que soñó La Luna. Siempre comisionado por el gobierno de su país, evaluó la implantación en la costa de la telegrafía sin hilos.
Pero la inquietud de los viajes espaciales seguía latente. Tanto era así que tradujo su carta publicada en El Comercio al alemán. En aquellos días, la Verein für Raumschiffahrt (Sociedad para los Vuelos Espaciales), lideraba el debate previo a la conquista del espacio. Werner von Braun era uno de sus miembros más jóvenes y hay constancia de que el futuro diseñador de los Saturno para la NASA intentó desarrollar el avión cohete del peruano. Pero Paulet se negó al saber que sus diseños servirían para la fabricación de misiles.

DE LA TIERRA A LA LUNA-JULES VERNE


El aporte de Julio Verne

El aporte de Julio Verne
Cada 20 de julio se conmemora un aniversario más de la llegada a la Luna de los astronautas estadounidenses Armstrong, Aldrin y Collins, quienes fueron lanzados al espacio desde el cabo Kennedy, en Florida, el 16 de julio de 1969.

25 de Julio de 2015 a la(s) 6:0 / Salvador Guevara Casco

Cada 20 de julio se conmemora un aniversario más de la llegada a la Luna de los astronautas estadounidenses Armstrong, Aldrin y Collins, quienes fueron lanzados al espacio desde el cabo Kennedy, en Florida, el 16 de julio de 1969, como parte de la misión Apolo 11, que permitió a EUA ser el primer país en poner una nave tripulada sobre la superficie de nuestro satélite natural. Las palabras de Armstrong al pisar la superficie lunar: “Un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la humanidad”, debe seguir siendo un incentivo para los científicos, en el sentido de continuar trabajando arduamente en cuanto a los viajes espaciales tripulados, porque aún nos hace falta avanzar muchísimo en lo que a este tema respecta.

Pero al celebrar otro aniversario de la llegada del hombre a la Luna, es justo también hacer un reconocimiento al aporte del escritor francés Julio Verne, cuya capacidad visionaria plasmada en algunas de sus obras literarias le permitió al hombre moderno la invención de muchas máquinas y aparatos que estuvieron en la mente de Julio Verne un siglo antes de su invención. A él se le atribuye la predicción de la invención del helicóptero, el submarino, la televisión, naves espaciales, entre otros.

Sin embargo, lo que sigue causando la admiración de este connotado escritor fue su capacidad visionaria para predecir los viajes a la Luna en naves espaciales, que el hombre haría un siglo después, al realizar el lanzamiento del Apolo 11 con destino a nuestro satélite natural en 1969, como se dijo antes. Uno de sus libros más leídos ha sido “De la Tierra a la Luna”, publicado en 1865, obra en la cual el autor hace la narración de un viaje a la Luna, donde existe una asombrosa coincidencia en los detalles con el viaje que los astronautas estadounidenses realizaron a la Luna casi cien años después. Al rememorar el legado que nos dejó este escritor, es importante hacer notar que desde antes de la Edad Media el hombre ha sentido inclinación por el estudio de los astros y una fascinación por tratar de descubrir los secretos del Universo.

Muchos niños, y personas de cualquier edad, aún leen con admiración las diferentes obras literarias de aventura y ciencia ficción del célebre escritor, cuyas principales obras fueron escritas a mediados del siglo XIX, entre las que podemos mencionar “La vuelta al mundo en 80 días”, “Veinte mil leguas de viaje submarino” y “Viaje al centro de la Tierra”.

Al hablar sobre descubrimientos astronómicos es menester recordar también al astrónomo y matemático italiano Galileo Galilei, quien hizo muchos descubrimientos sobre astronomía en aquella época, habiendo estado a punto de ser condenado a la hoguera por la mal llamada Santa Inquisición, tan solo por oponerse a la teoría Geocéntrica de Claudio Ptolomeo, y apoyar la teoría Heliocéntrica de Nicolás Copérnico. En 1992 el papa Juan Pablo II, en nombre de la Iglesia católica, proclamó su desagravio a Galileo.

Aunque existe mucho escepticismo con relación a las civilizaciones probablemente existentes en otras galaxias, siempre ha existido la percepción en muchas personas de que no estamos solos en el Universo. Si no fuera así y fuéramos los únicos habitantes del Universo, sería un lamentable desperdicio cósmico, donde existen más de cien billones de galaxias y más de un trillón de estrellas, alrededor de las cuales es posible que existan millones de planetas similares al nuestro. La pregunta que surge es la siguiente: ¿Por qué las grandes potencias a escala mundial tienden a ocultar y subestimar la existencia de civilizaciones alienígenas en el Universo, más evolucionadas tecnológicamente que la nuestra?
- See more at: http://www.laprensagrafica.com/2015/07/25/el-aporte-de-julio-verne#sthash.6O1yeyEt.dpuf

La NASA vendió por error un objeto de valor incalculable de su misión lunar

La NASA vendió por error un objeto de valor incalculable de su misión lunar
Publicado: 10 ago 2016 11:46 GMT
Se trata de la bolsa que se utilizó en julio de 1969 para guardar y transportar a la Tierra las primeras muestras recogidas de material lunar.
NASA
Una pequeña bolsa de tela con cierre de cremallera, utilizada en 1969 por el astronauta Neil Armstrong de la misión Apollo 11 para recoger las primeras muestras del material lunar y llevarlas a la Tierra, es el centro de una batalla legal después de que en febrero de 2015 la NASA la vendiera por error.
De acuerdo con Sky News, el "artefacto de valor incalculable" fue vendido debido a un error administrativo en una subasta estatal. Dos artículos del inventario de la NASA recibieron el mismo número de identificación y se acabó subastando el artículo incorrecto.


Nancy Carlson, una mujer del estado de Illinois, adquirió la histórica bolsa por tan solo 995 dólares. La NASA no se dio cuenta del error hasta que Carlson les envió el artículo para su autenticación. Entonces la agencia espacial decidió no desprenderse de él y actualmente está trabajando con los fiscales federales para reclamar su propiedad legal.
La bolsa no "es un objeto raro, sino un tesoro nacional", argumentó en una presentación judicial el fiscal del Distrito de Kansas, Thomas Beallf, que está tratando de devolver la propiedad a la NASA. Por su parte, Nancy Carlson también presentó una demanda para recuperar el objeto adquirido legalmente en la subasta.
No es la primera vez que la NASA pierde esta bolsa. En 2005 el director del museo espacial de Kansas Cosmosphere fue declarado culpable de robar y subastar artefactos espaciales prestados por la NASA. Durante la investigación, los funcionarios de la agencia hallaron la bolsa del Apollo 11 en su garaje.

La semana en imágenes

La semana en imágenes.
NGC 4449: una galaxia pequeña.


Situada a 12 millones de años-luz y con una extensión de apenas 20.000
años-luz, esta galaxia se encuentra en el conglomerado galáctico Canes Venatici (Perros de Caza).
Créditos de la imagen: Hubble / NASA / ESA.
M63: La galaxia del Girasol.


También catalogada como NGC 5055, esta majestuosa galaxia espiral se encuentra a unos 25 millones de años-luz y se extiende por unos 100.000 años-luz.
Es miembro dominante del cúmulo de Canes Venatici (Perros de Caza).
Crédito de la imagen: Hubble/ Subaru Telescope (NAOJ)/ Don Goldman.
La galaxia anillada NGC 1512.



Esta galaxia espiral posee un extraordinario anillo de materia brillante. Los astrónomos todavía no tienen claro que proceso está ocurriendo en esta galaxia.
Con un tamaño estimado en 70.000 años-luz y situada a 30 millones de años-luz, se encuentra en la constelación de Horologium.
Crédito de la imagen: NASA/ ESA/ Hubble.
Flujos en el borde del cráter Moreaux.


Formado por procesos glaciares, este flujo en forma de lengua se encuentra
en el borde del cráter meridional de Moreaux, de 138 kilómetros de ancho, en la Mesa de Protonilus en la Región de Arabia, en el planeta Marte.
Crédito de la imagen: HiRISE /NASA/JPL/Universidad de Arizona

La maravillosa región de Rho Ophiuchi.


Aunque rho Ophiuchi es una estrella de clase espectral B (muy brillante y caliente) se encuentra inmersa en una región polvorienta del ecuador de la Vía Láctea. Esta circunstancia hace que se observe rodeada por una nebulosa de reflexión. Esta estrella, 4.900 veces más luminosa que nuestro Sol, y 9 veces más masiva, se encuentra a 394 años-luz de distancia.
Crédito de la imagen: John Vermette, Arizona, Estados Unidos.
El doble cúmulo de Perseo.


Catalogados como NGC 869 y NGC 884, estos cúmulos son visibles a simple vista entre las constelaciones de Perseo y Casiopea. Se encuentran a 7.600 años-luz de distancia y se encuentra compuestos por estrellas brillantes de la clase OB. Se estima que tienen una edad de 13 millones de años.
Crédito: Terry Hancock, Michigan, Estados Unidos.

La Gran Mancha Roja de Júpiter desde la sonda Juno.

··· LA IMAGEN DE LA SEMANA ···

La Gran Mancha Roja de Júpiter desde la sonda Juno.


       El pasado 11 de julio, la sonda espacial Juno realizó su séptimo vuelo por el punto más cercano de su órbita (perijove) en torno al planeta Júpiter.
       Lo espectacular de este sobrevuelo es que le tocó pasar por las nubes altas de la Gran Mancha Roja, una descomunal tormenta que se encuentra en el hemisferio sur del planeta y que está activa desde hace unos 350 años.
       La sonda cumplió su itinerario y transitó a unos 9.000 kilómetros sobre el huracán y produjo las imágenes con mayor resolución a la fecha de la misma.
       El grueso de las imágenes todavía se está procesando, sin embargo, la mostrada es un adelanto de las excelentes vistas alcanzadas por la sonda.
Crédito de la imagen: NASA, Juno, SwRI, MSSS, Gerald Eichstadt, Sean Doran.
   


ALDA autoriza la publicación de toda la información vertida en esta página Web
si se cita la fuente.
··· Webmaster: Jesús A. Guerrero Ordáz
Última actualización: 15 de julio de 2017  

APOLLO 11 HISTORIC SITE




20 de Julio de 1969, 47 aniversario de la Misiòn Apolo 11(2016)

Cyrano De Bergerac, Julio Verne, y Tintin lo lograron mucho antes que Neil Armstrong!

Cyrano De Bergerac, Julio Verne, y Tintin lo lograron mucho antes que Neil Armstrong!