miércoles, 30 de noviembre de 2016

La NASA lanzará un telescopio espacial más potente que el Hubble en 2020

La NASA lanzará un telescopio espacial más potente que el Hubble en 2020



EFE

La agencia espacial estadounidense (NASA) lanzará un telescopio espacial con una vista 100 veces más amplia que la del Hubble a mediados de la década de 2020, tras el lanzamiento del James Webb en 2018.
Después de años de estudios preparatorios, la NASA anunció hoy en un comunicado el inicio oficial de la misión astrofísica del telescopio Wide Field Infrared Survey (WFIRST), que ayudará a desvelar los secretos del universo.
Se espera que WFIRST contribuya a resolver los misterios de la energía y la materia negra, a explorar la evolución del cosmos, a descubrir nuevos mundos más allá del sistema solar y a avanzar en la búsqueda de mundos que podrían ser aptos para la vida.
"Esta misión combina de manera única la capacidad para descubrir y caracterizar planetas más allá de nuestro propio sistema solar con la sensibilidad y las ópticas para mirar con amplitud y profundidad en el universo en busca de resolver los misterios de la energía negra y la materia negra", explicó John Grunsfeld, astronauta y administrador asociado del directorio de misiones científicas de la NASA.
El nuevo observatorio analizará largas regiones del cielo con rayos de luz casi infrarroja para responder las preguntas fundamentales sobre la estructura y la evolución del universo, y expandir el conocimiento de los planetas que se encuentran más allá del sistema solar.
Comparando los datos de los diferentes instrumentos del observatorio, los científicos podrán entender mejor la física y el origen de las atmósferas y buscar señales químicas en ambientes aptos para la vida.
El lanzamiento del telescopio está previsto para mediados de la década de 2020. El observatorio comenzará a operar después de viajar a un punto de equilibrio gravitacional conocido como "Tierra-Sol L2", que se encuentra a más de un millón y medio de kilómetros de la Tierra en dirección directamente opuesta al Sol. 

2016-02-18

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La Nasa enviará al espacio el telescopio más potente construido hasta ahora

Según el organismo espacial será el inicio de la misión astrofísica del telescopio Wide Field Infrared Survey (WFIRST), que ayudará a desvelar los secretos del universo.

EL UNIVERSAL
viernes 19 de febrero de 2016  12:42 PM
Washington.- La agencia espacial estadounidense (NASA) lanzará un telescopio espacial con una vista 100 veces más amplia que la del Hubble a mediados de la década de 2020, tras el lanzamiento del James Webb en 2018.

Después de años de estudios preparatorios, la NASA anunció en un comunicado el inicio oficial de la misión astrofísica del telescopio Wide Field Infrared Survey (WFIRST), que ayudará a desvelar los secretos del universo.

Se espera que WFIRST contribuya a resolver los misterios de la energía y la materia negra, a explorar la evolución del cosmos, a descubrir nuevos mundos más allá del sistema solar y a avanzar en la búsqueda de mundos que podrían ser aptos para la vida.

"Esta misión combina de manera única la capacidad para descubrir y caracterizar planetas más allá de nuestro propio sistema solar con la sensibilidad y las ópticas para mirar con amplitud y profundidad en el universo en busca de resolver los misterios de la energía negra y la materia negra", explicó John Grunsfeld, astronauta y administrador asociado del directorio de misiones científicas de la NASA.

El nuevo observatorio analizará largas regiones del cielo con rayos de luz casi infrarroja para responder las preguntas fundamentales sobre la estructura y la evolución del universo, y expandir el conocimiento de los planetas que se encuentran más allá del sistema solar.

Comparando los datos de los diferentes instrumentos del observatorio, los científicos podrán entender mejor la física y el origen de las atmósferas y buscar señales químicas en ambientes aptos para la vida.

El lanzamiento del telescopio está previsto para mediados de la década de 2020. El observatorio comenzará a operar después de viajar a un punto de equilibrio gravitacional conocido como "Tierra-Sol L2", que se encuentra a más de un millón y medio de kilómetros de la Tierra en dirección directamente opuesta al Sol. 

TIL: Choosing A Mars Landing Spot is Harder Than You Think





Will Mars be home to humankind one day? We tend to imagine a future with huge human colonies already established, so I found it interesting to learn just how much work and planning goes into simply landing there. Getting a rover to Mars, as expert Bethany Ehlmann explains, involves scanning every pixel of the highest-resolution images to pinpoint the best landing site (0:54). With an entire planet to explore, it’s important to get it right!

(Read more about making Mars home in the latest issue of National Geographic magazine and watch MARS, the global event series premiering Monday, November 14 at 9/8c on National Geographic.)

—Jared Gair, associate producer





Cuaderno de Cultura Científica: Las misteriosas ráfagas rápidas de radio






Posted: 01 Jul 2016 03:00 AM PDT

La señal del “Suceso Lorimer” (www.csiro.au).

Todo comenzó con el misterioso Suceso Lorimer. El 4 de agosto de 2001 el radiotelescopio de Parkes en Australia detectó una señal de radio tremendamente breve, de apenas cinco milisegundos. Pero a pesar de su corta duración la señal era unas cien veces más brillante que el brillo de fondo en el espectro de radio. El fenómeno no se repitió y nadie se dio cuenta de que se había producido. Algo normal, pues el software que usan los radiotelescopios está optimizado para buscar determinados tipos de señales. Una ráfaga tan intensa y corta, además de no ser recurrente, tiene toda la pinta de ser una señal espúrea producida por algún artefacto humano. No en vano, nuestra civilización genera tanto “ruido” en radio que la Tierra brilla más que muchas estrellas en determinadas longitudes de onda.
Tuvieron que pasar cinco años hasta que el investigador David Narkevic se dio cuenta de la existencia de la señal mientras buceaba por los archivos del Observatorio de Parkes. La señal era un bicho raro que no debía estar ahí. No se parecía en nada a las emisiones de radio producidas por los fenómenos astrofísicos conocidos. El asunto podría haber terminado antes de empezar si no fuera porque la señal presentaba una dispersión enorme.
Dispersión es el término que emplean los radioastrónomos cuando una señal de radio llega a la Tierra en momentos diferentes dependiendo de su frecuencia. Suena raro, porque, ¿no se supone que la velocidad de la luz es independiente de la frecuencia? Lo es, sí, pero el espacio no está totalmente vacío. Las ondas de radio interactúan con los electrones del plasma interestelar o intergaláctico y como consecuencia los fotones de mayor longitud de onda tardan un poco más en recorrer el camino hasta la Tierra. ¿Y cuál era la dispersión en el caso de la señal de Lorimer? Pues nada más y nada menos que de 0,3 segundos. Puede no parecer mucho, pero los cálculos indicaban que el origen de la misteriosa señal debía estar situado a unos tres mil millones de años luz, aproximadamente. Un poco lejos para ser de origen artificial.
Demasiado extraño para ser verdad. La comunidad científica no prestó demasiada atención al Suceso Lorimer (que se llamó así por haberse detectado en el marco de una búsqueda de púlsares iniciada por el astrofísico Duncan Lorimer). Afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias. Y en 2006 las pruebas de que esta señal tenía un origen astronómico eran bastante endebles. Pero un grupo de irreductibles investigadores estaba convencido de que se trataba de un fenómeno real y siguió empeñado en buscar más señales parecidas. Aunque la búsqueda no dio los frutos esperados, al menos los intentos de demostrar que la señal de 2001 había sido de origen humano se saldaron todos en fracaso.

Radiotelecopio de Parkes, en Australia (www.csiro.au).

Pero poco a poco comenzaron a detectarse más señales. Algunas en tiempo real, mientras que otras se encontraron en las bases de datos de los radio observatorios de todo el mundo, como el Suceso Lorimer. Las señales pronto comenzaron a ser conocidas como ráfagas rápidas de radio o FRB (Fast Radio Bursts), un nombre que recordaba al de las explosiones de rayos gamma (GRB, Gamma Ray Bursts), hasta hace no muchos años uno de los mayores misterios de la astronomía moderna. En 2012 el conocido y enorme radiotelescopio de Arecibo detectó una FRB de 3 milisegundos. Un año después el potente radiotelescopio de Green Bank (Estados Unidos) fue capaz de descubrir otra en sus archivos. Para 2015 el número de FRBs descubiertos alcanzaba casi las dos decenas y la comunidad científica tuvo que aceptar que se trataba de algo real.
Los intentos por explicar el origen de las FRBs se sucedieron a partir de 2014. Hubo quien sugirió que se trataba de un exótico fenómeno atmosférico, mientras que para otros eran señales alienígenas. Pero la mayoría de investigadores optaba por una explicación más normal (en la acepción astrofísica del adjetivo, se entiende). Si la distancia estimada de acuerdo con la dispersión era correcta, las FRBs tenían que estar causadas por fenómenos tremendamente violentos relacionados con agujeros negros, estrellas de neutrones o supernovas. Si, como proponían algunos investigadores, se trataba en realidad de sucesos más cercanos y, por tanto, menos violentos, el origen de las FRBs podían ser estrellas muy activas de nuestra Galaxia.
La duración de las señales nos proporciona una pista clave para entender el fenómeno. La relatividad nos dice que la señal debe originarse en una zona que no puede ser mayor que la distancia que la luz es capaz de recorrer en ese mismo tiempo. Puesto que estamos hablando de unos pocos milisegundos, eso significa que las FRBs deben surgir de objetos cuyo tamaño es de varios cientos de kilómetros como mucho. Un fenómeno tan energético y al mismo tiempo tan pequeño deja fuera a la mayor parte de estrellas y a los agujeros negros supermasivos que se encuentran en el centro de las galaxias. Por lo tanto, todo apunta a las estrellas de neutrones, agujeros negros de masa estelar o enanas blancas.
Las estrellas de neutrones son el candidato favorito por ser más comunes que los agujeros negros y porque son una fuente de otros tipos de señales de radio muy conocidos. En concreto, las magnetars —estrellas de neutrones con un campo magnético muy fuerte— son el caballo ganador de la mayoría de científicos para explicar las FRBs. El problema es que las FRBs no se repiten, mientras que las estrellas de neutrones son conocidas por ser fuentes de radio recurrentes (púlsares). Un fenómeno aislado favorece un origen único, violento y lejano, como por ejemplo un choque de estrellas de neutrones.
Sin embargo, a principios de este año un grupo de investigadores publicó en Nature que había detectado en 2015 diez ráfagas procedentes aparentemente del mismo lugar del cielo en el que se había detectado la ráfaga FRB 121102 en 2012. La poca resolución espacial de la mayoría de radiotelescopios, incluso el de Arecibo, impide saber si se trata del mismo objeto, aunque todo indica que así es. En este caso estaríamos ante una FRB de naturaleza recurrente, es decir, muy distinta a las otras descubiertas hasta la fecha y que concuerda bastante bien con los modelos de FRBs basados en fulguraciones de magnetars. Su distancia también parece ser diferente, pues sería de cientos de miles de años luz. Fuera de la Galaxia, pero no tan lejos como otras FRBs.
Pero la señal FRB 121102 no ha hecho más que aumentar el misterio. Sus características son tan diferentes a las de otras ráfagas que muchos científicos sospechan que en realidad estamos ante, como mínimo, dos fenómenos diferentes. Puede que las estrellas de neutrones y magnetars expliquen señales como FRB 121102, pero no está nada claro que sean la explicación de todas las ráfagas rápidas de radio. De hecho, algunos investigadores sugieren que la causa podrían ser sucesos más exóticos, como por ejemplo cuerdas cósmicas.
Se calcula que unas cuatro FRB llegan a la Tierra cada minuto. Por el momento no sabemos a ciencia cierta cuál es su naturaleza. Su origen podría estar en magnetars, colisiones de estrellas de neutrones, cuerdas cósmicas o algún otro fenómeno astronómico. Sea cual sea, su mera existencia nos demuestra que el Universo está dispuesto a sorprendernos cuando menos lo esperamos.

Este post ha sido realizado por Daniel Marín (@Eurekablog) y es una colaboración de Naukas con la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.
Referencias:
Entradas relacionadas:

ASTRO-NOTICIAS 30-11-16


ESASky: Todo el cielo a tu alcance.
¿Cómo ve XMM-Newton un remanente de supernova en rayos X? ¿Y cómo se aprecia el mismo objeto en las observaciones en luz visible del telescopio espacial Hubble? Es fácil saberlo a través de la aplicación web ESASky, que pone a nuestra disposición los datos públicos de todas las misiones científicas de la ESA.
Haz click en el enlace a continuación y accederás a esta aplicación.


Una teoría que reta la física de Einstein se acerca a lo comprobable.
25 de noviembre de 2016.


Científicos que apoyan una teoría de que la velocidad de la luz es variable --y no constante como sugirió Albert Einstein-- han publicado este 25 de noviembre una predicción que podría ser probada de forma experimental.
La suposición de que la velocidad de la luz es constante, y que siempre lo ha sido, sustenta muchas teorías en la física, como la teoría de Einstein de la relatividad general. En particular, desempeña un papel en los modelos de lo que sucedió en el universo muy temprano, segundos después del Big Bang.
Pero algunos investigadores han sugerido que la velocidad de la luz podría haber sido mucho más alta en este universo temprano. Ahora, uno de los autores de esta teoría, el profesor João Magueijo del Imperial College de Londres, trabajando con Niayesh Afshordi en el Perimeter Institute de Canadá, ha hecho una predicción que podría utilizarse para probar la validez de la teoría.
Todas las estructuras en el universo, por ejemplo las galaxias, se formaron por fluctuaciones en el universo temprano: pequeñas diferencias en densidad de una región a otra. Un registro de estas fluctuaciones tempranas queda registrado en el fondo cósmico de microondas --un mapa de la luz más antigua del universo-- en forma de "índice espectral".
           Trabajando con su teoría de que las fluctuaciones estaban influenciadas por una variación de la velocidad de la luz en el universo primitivo, Magueijo y Afshordi  -- autores del trabajo científico -- han utilizado un modelo para poner una cifra exacta en el índice espectral.
"La idea de que la velocidad de la luz podría ser variable era radical cuando se propuso por primera vez, pero con una predicción numérica, se convierte en algo que los físicos pueden probar en realidad. Si es cierto, significaría que las leyes de la naturaleza no eran siempre las mismas que son hoy."
La velocidad variable de la teoría de la luz sugiere que la velocidad de la luz era mucho mayor en el universo primitivo, permitiendo que los bordes distantes se conectaran a medida que el universo se expandía. La velocidad de la luz habría caído entonces de una manera predecible a medida que la densidad del universo cambió.
Más información en:


Descubren dos exo-planetas orbitando a una estrella Gemela del Sol.
25 de noviembre de 2016.


La imagen representa una comparación entre las configuraciones planetarias del Sistema Solar y de HIP 68468.
Un equipo internacional de astrónomos, entre ellos, tres sanmarquinos, de Perú (Jorge Meléndez, Jhon Yana e Iván Ramírez), dieron a conocer a la comunidad científica mundial el descubrimiento de dos nuevos exo-planetas: Super-Neptuno, de 26 veces la masa de la Tierra, y Super-Tierra, de 3 veces la masa de la Tierra. Ambos planetas están orbitando a distancias de 0.66 UA y 0.03 UA, respectivamente, de la estrella Gemela del Sol denominada HIP 68468.
Según se explicó, para tal descubrimiento, el equipo utilizó el instrumento de Alta Precisión de Velocidades Radiales para la Búsqueda de Planetas (High Accuracy Radial Velocity Planet Searcher, HARPS) adaptado al telescopio de 3.6 metros de la silla perteneciente a la ESO (European Southern Observatory), ubicado en Chile.
           También se encontró evidencia de que la estrella se haya tragado al menos un planeta en el pasado, debido al exceso significativo de litio y otros elementos refractarios típicos de planetas rocosos y de núcleos de planetas gaseosos existentes en la atmósfera estelar de la Gemela Solar en estudio.
En julio del año pasado, el profesor Jorge Meléndez ya había descubierto un exo-planeta gemelo de Júpiter orbitando en otra estrella Gemela del Sol. Actualmente, lidera el grupo SAMPA (Stellar Atmospheres Planets and Abundances) del Departamento de Astronomía de la Universidad de Sao Paulo, Brasil, del cual forma parte el joven astrónomo y estudiante de doctorado Jhon Yana. Por su parte, el doctor Iván Ramírez pertenece al grupo de investigación del Observatorio de McDonald del Departamento de Astronomía de la Universidad de Texas, Austin, EE. UU.
Más información en:


Error de computación: el culpable del accidente del Schiaparelli.
24 de noviembre de 2016.


La sonda sonda Schiaparelli, que el mes pasado debió posarse suavemente sobre la superficie de Marte, se precipitó al suelo a una velocidad de 540 kilómetros por hora debido a que la computadora calculó mal la altitud de la misma, dijeron los científicos.
La Schiaparelli estaba en una ejecución de prueba para un futuro vehículo destinado a buscar evidencia de vida pasada o presente, pero cayó segundos de silencio antes de su toma de contacto programado el 19 de octubre.
Después de buscar entre montañas de información, dijo la Agencia Espacial Europea informó el pasado miércoles 23 de noviembre, que si bien gran parte de la misión se ejecutó de acuerdo al plan, el equipo de computación que mide la rotación del módulo de aterrizaje realizó una lectura máxima errónea, impactando los otros cálculos.
Eso llevó el sistema de navegación a pensar que el módulo de aterrizaje se encontraba a una altura mucho menor de la real, haciendo que los propulsores de paracaídas de frenado se desplegarán de forma prematura.
"La información errónea generó una altitud estimada falsa provocando la liberación prematura del paracaídas y el escudo posterior (escudo térmico), un breve encendido de los propulsores de frenado y, finalmente, la activación de los sistemas de aterrizaje, cuando el vehículo se encontraba todavía a una altitud de alrededor de 3,7 kilómetros ".
Más información en:


Aprobación oficial para los nombres de 227 estrellas.
24 de noviembre de 2016.


La Unión Astronómica Internacional (UAI) ha establecido un total de 227 nombres de estrellas en un nuevo catálogo autorizado, realizado por el Grupo de Trabajo sobre Nombres de estrellas (WGSN). El catálogo fue aprobado por el Comité Ejecutivo de la UAI en mayo de 2016 para formalizar nombres que se han utilizado coloquialmente durante siglos.
Entre los nombres aprobados formalmente por la WGSN se encuentran Próxima Centauri (la estrella más cercana al Sol), Rigil Kentaurus (el antiguo nombre de Alfa Centauro) y los nombres de las docenas de estrellas brillantes de uso general para la navegación astronómica. Entre las estrellas con los nombres aprobados recientemente se encuentran Algieba (Gamma-1 Leonis), Hamal (Alfa Arietis), y Muscida (muscida).
Durante muchos años, la práctica estándar para los astrónomos ha sido nombrar las estrellas que estudiaban con una denominación alfanumérica. Estas designaciones son prácticas, ya que los catálogos de estrellas, como el recientemente lanzado a partir de la ESA Gaia, por lo general contienen miles, millones o incluso miles de millones de objetos. Así, estas designaciones alfanuméricas seguirán siendo utilizadas y no serán cambiados por la WGSN. En cambio, el grupo tiene como objetivo decidir qué nombres tradicionales de la estrella de las culturas de todo el mundo son las oficiales, con el fin de evitar confusiones.
Algunos de los nombres más comunes para las estrellas más brillantes y más famosos en el cielo no tenían la ortografía oficial, otras estrellas tenían varios nombres, e incluso a veces se usan nombres idénticos para diferentes estrellas.
Más información en:


Astrónomos desvelan el corazón de Eta Carinae.
23 de noviembre de 2016.



Un grupo internacional de astrónomos que cuenta con la participación de brasileños obtuvo las imágenes con la mayor resolución lograda hasta ahora de Eta Carinae, un sistema estelar binario –con dos estrellas masivas que orbitan una alrededor de la otra– situado a casi ocho mil años luz de la Tierra, en la Nebulosa de la Quilla.
                  A través de estas imágenes, el grupo de astrónomos logró observar estructuras nuevas e inesperadas en esa estrella binaria, incluso una región situada entre ambas estrellas donde los vientos estelares entran en colisión a velocidades extremadamente elevadas.
                  “Las actuales observaciones permitieron mapear la zona de colisión de esos vientos estelares y cerciorarnos de que efectivamente entendemos los parámetros básicos de ese sistema binario”, declaró Augusto Damineli, docente del Instituto de Astronomía, Geofísica y Ciencias Atmosféricas de la Universidad de São Paulo (IAG-USP), en Brasil, a Agência FAPESP.
                  El investigador, quien desde hace más de 20 años se ha dedicado a estudiar –con el apoyo de la FAPESP– fenómenos misteriosos relacionados con Eta Carinae, es uno de los tres autores brasileños del estudio, publicado en la revista Astronomy & Astrophysics.
Más información en:


Cassini se prepara para un pase cercano a los anillos.
22 de noviembre de 2016.



                  Un emocionante viaje está a punto de comenzar para la nave espacial Cassini de la NASA. Los ingenieros han estado programando la órbita de la nave espacial alrededor de Saturno este año para aumentar su inclinación con respecto al ecuador y los anillos del planeta. Y el 30 de noviembre, tras un empujón gravitacional de la luna de Saturno Titán, Cassini entrará en la primera fase del juego final dramático de la misión.
                  Lanzada en 1997, Cassini ha estado de gira por el sistema de Saturno desde que llegó allí en 2004 para un estudio de cerca del planeta, sus anillos y lunas. Durante su viaje, Cassini ha realizado numerosos descubrimientos dramáticos, incluyendo un océano global dentro de Encelado y mares de metano líquido en Titán.
                  Entre el 30 de noviembre y el 22 de abril de Cassini dará la vuelta por encima y debajo de los polos de Saturno, buceando cada siete días a través de la región inexplorada en el borde exterior de los anillos principales.
                  "Estamos llamando a esta fase de la misión de Cassini “Órbitas rasantes a los Anillos”, porque vamos a sumergirnos más allá del borde exterior de los anillos", dijo Linda Spilker, asesora científica del proyecto Cassini en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA. "Además, tenemos dos instrumentos que pueden obtener muestras de partículas y gases cuando se cruce el plano de los anillos, por lo que en un buen sentido de la palabra, la sonda Cassini “pastoreará” también a los anillos".
                  En muchos de estos pases, los instrumentos de Cassini intentarán probar directamente partículas de los anillos y las moléculas de los gases débiles que se encuentran cerca de los anillos. Durante las primeras dos órbitas, la nave pasará directamente a través de un anillo extremadamente débil producidos por pequeños meteoritos que han golpeado a las dos pequeñas lunas Jano y Epimeteo. Los cruces al sistema de anillos en marzo y abril enviarán la nave espacial a través de los límites exteriores de polvo del anillo F.
Más información en:


Detectada una nueva galaxia enana satélite de la Vía Láctea.
22 de noviembre de 2016.


Un equipo internacional de investigadores, liderados por astrónomos de la universidad de Tohoku, Japón, han descubierto una galaxia satélite de la Vía Láctea, extremadamente débil. El hallazgo fue posible al uso del telescopio Subaru de 8 metros y de la cámara Hyper Suprime-Cam.
                  El satélite ha sido denominado Virgo I y es hasta ahora la más débil galaxia detectada. Su descubrimiento sugiere la presencia de un gran número de galaxias enanas, todavía no descubiertas, situadas en el halo de nuestra galaxia y aporta importantes elementos para la evaluación de la formación galáctica mediante la interacción con la materia oscura.
                  Actualmente, se han identificado unas 50 galaxias satélites de la Vía Láctea. Alrededor de 40 de ellas son débiles y difusas y pertenecen a la categoría de las llamadas "galaxias esferoidales enanas".
                  Muchas galaxias enanas recientemente descubiertas, especialmente aquellas vistas en estudios fotométricos sistemáticos como el Sloan Digital Sky Survey (SDSS) y el Estudio de Energía Oscura (DES), son muy débiles. Estas son las llamadas "galaxias enanas ultra-débiles".
                  Sin embargo, las búsquedas anteriores hicieron uso de telescopios con un diámetro de 2,5 a 4 metros, por lo que sólo se identificaron los satélites relativamente cercanas al Sol o aquellos con mayores magnitudes. Aquellos que son más distantes o débiles en el halo de la Vía Láctea aún no se han detectado.
Más información en:


Gran número de galaxias enanas en el Universo temprano.
21 de noviembre de 2016.


Un equipo de investigadores, dirigido por la Universidad de California, encontró por primera vez una gran población de galaxias enanas distantes que podrían revelar detalles importantes acerca de un período productivo de la formación de estrellas en los miles de millones de años del Universo.
                  Los resultados, que fueron publicados en la revista The Astrophysical Journal, se basan en un creciente conocimiento acerca de las galaxias enanas, las más pequeñas y débiles en el Universo. Aunque diminutas, son increíblemente importante para la comprensión de la historia del Universo.
                  Se cree que las galaxias enanas jugaron un papel importante durante la era de re-ionización en la transformación de los inicios del Universo de ser oscuro, neutro y opaco a uno que es brillante, ionizado y transparente.
                  A pesar de su importancia, las galaxias enanas distantes son muy difíciles de estudiar, porque son extremadamente débiles, incluso para los mejores telescopios.
                  Este descubrimiento significa que la imagen actual del Universo temprano no es completa y dista mucho de lo que se cree.
Más información en: